Back to All Events

CfP Congreso Inaugural del CALAS - El pensamiento social latinoamericano frente a la idea de crisis


Congreso Inaugural del Centro de Estudios Latinoamericanos Avanzados (CALAS):

"El pensamiento social latinoamericano frente a la idea de crisis"

Guadalajara, Jalisco, México, 6 al 8 de septiembre de 2018

Fecha límite: 20 de marzo de 2018

Mandar propuesta a eventos@calas.lat

El concepto de crisis pareciera ser una categoría intermitente que, cada cierto tiempo, aparece en el ámbito del pensamiento social para describir una época, o bien una matriz de inteligibilidad para pensar las tensiones y conflictos que van moldeando los distintos escenarios geopolíticos. Pero este concepto no sólo ha servido para pensar aspectos coyunturales de la economía política de distintos países o bloques regionales, también ha funcionado para hacerlo con la cultura en sus diferentes manifestaciones: política, artes, lengua, entre otras. Es por eso que la noción de crisis abarca problemas tan generales como el destino civilizatorio de una época –con sus enfoques actuales sobre las desigualdades sociales, las crisis humanitarias, medioambientales y representacionales– - o cuestiones más específicas arraigadas en las crisis políticas de un país o región.
Al mismo tiempo, el concepto de crisis abarca una profunda dimensión temporal. No solamente representa un momento de transición entre una era y otra. Más bien enfatiza lo desconocido o abierto, implicando así un continuo riesgo de fracaso. La crisis aparece como una situación liminar, que resulta del derrumbe y del predominio de la incertidumbre, desde la que hay que construir un nuevo orden cuyas modalidades aún no se conocen.
En lo que se refiere a América Latina y el Caribe como lugar de enunciación y producción de conocimiento social y cultural, el concepto de crisis ha estado presente desde las independencias y sus conflictivos y largos procesos de emancipación. Y desde el siglo XIX hasta hoy, se destacan los entrelazamientos y entrecruzamientos de diversas manifestaciones de crisis que coactúan. No sólo se trata de crisis identitarias o económicas, vinculadas a modelos (neo)liberales de desarrollo, o derivadas de factores externos, como la crisis del capitalismo financiero o la caída de las commodities. Además, pueden observarse manifestaciones de crisis claramente derivadas de procesos de violencia política y social. Actualmente, el caso colombiano o el de algunos países centroamericanos parecen los más obvios, pero también resurgen masivamente en países como Bolivia, Chile o Argentina. Hasta cierto punto, algunas de estas crisis derivan del fracaso de nacionalismos homogeneizantes, ya sea de imaginarios nacionales europeístas, ya sea de intentos de blanqueamiento orientados a ocultar las heterogeneidades constitutivas de cada espacio nacional o regional en América Latina. Por otro lado, se producen crisis sociales y políticas derivadas específicamente del agravamiento de las desigualdades y sus conexiones con las crisis de representación política. Otras crisis surgieron a consecuencia de problemas ecológicos, producidos tanto a escala global como a escala local a través de políticas (neo) extractivistas.
En las últimas tres décadas se han elaborado respuestas políticas muy variadas en atención a diferentes clases de crisis en América Latina. Conviene distinguir: (a) las respuestas ideológicas, que apuntan a transformar los modelos de sociedad; (b) las respuestas jurídicas y legales que plasman “modelos”; (c) las políticas públicas llevadas a cabo; (d) las respuestas y demandas populares.
En lo que se refiere al Congreso Inaugural del Centro de Estudios Latinoamericanos Avanzados (CALAS), interesa indagar entonces qué conceptos de crisis se elaboran y existen actualmente en América Latina y el Caribe, tanto desde los instrumentos de pensamiento como desde las experiencias. ¿Qué usos se les da a las variantes de crisis en la coyuntura actual, y hacia dónde apunta el empleo de este término? Se pretende prestar especial atención a los distintos ciclos de emergencia del concepto de crisis como matriz explicativa de una realidad dada, y también a la forma en que desde América Latina y el Caribe se ha pensado y se piensa sobre las crisis regionales y globales. Es decir, se trata de considerar a esta región como un lugar de enunciación especialmente capaz de producir explicaciones y modelos de manejar la categoría de la(s) crisis, aunque estas resulten muchas veces disímiles y contradictorias.